Extremadura, posee una gran variedad de quesos de alta calidad gracias a la elevada cantidad y tipología de ganado que pasta en la dehesa extremeña. Los ganaderos extremeños tienen una gran experiencia, especialmente en la elaboración de quesos de oveja y de cabra,  lo que da como resultado que nuestra región cuente con tres quesos con Denominación de Origen: la Torta del Casar, de La Serena y Queso de los Ibores.

TORTA DEL CASAR D.O. LOS CASAREÑOS .600-700 gr

La torta, con el paso del tiempo es la modalidad de queso más extendida, popular y sabrosa del territorio extremeño. Además, es utilizada como  acompañamiento y aderezo en muchos platos.

Para degustar correctamente y disfrutar del sabor de una de las joyas de la gastronomía extremeña, debemos dejar que la torta se atempere, es decir, que esté a unos 21 grados para conservar la cremosidad de la misma, abrirla con un corte circular en la parte superior para poder acceder a la torta desde arriba y sin que se rompa. Posteriormente se extiende una pequeña cantidad en un pedazo de pan o se puede comer con una cucharita y maridándola con un vino tinto de la tierra.

Bendita Extremadura os sugiere el siguiente Maridaje de dos productos:

Viña Puebla Selección                       Torta de Oveja Cremositos del Zújar

VIÑA PUEBLA SELECCIÓN, 2014TORTA DE LA SERENA CREMOSITOS DEL ZUJAR 400GRS

Por otro lado, gracias a sus numerosas características, la torta es un producto muy utilizado en la cocina extremeña, ya que hace un juego perfecto con carnes, con patatas y pesados.

En muchas ocasiones, vemos que un buen solomillo de cerdo ibérico es acompañado de salsa de torta, esta fusión de sabores producen una magnífica explosión en nuestro paladar.

Otra forma de comer torta, es en forma de relleno para las carnes, lo que proporciona que éstas estén dotadas de una mayor jugosidad y sea más fácil su consumición.

Para los amantes del queso, reconocen que la torta es un lujo que le conceden al  paladar por el sabor y la textura del mismo. Si bien es cierto que para aquellas personas que no les gusta el queso muy fuerte, consumirla en salsa o en forma de relleno es la manera más acertada, pues suaviza el sabor de la torta sin perder su esencia.